Welcome to Revista Zocalo   Clic para reproducir, clic en texto para pausar Welcome to Revista Zocalo Reproduce la nota
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

The New York Times expone gasto excesivo en publicidad oficial; medios arremeten y “desmienten”

The New York Times expone gasto excesivo en publicidad oficial; medios arremeten y “desmienten”

NYT publicidad oficial

El periódico estadunidense The New York Times exhibió el gasto excesivo que destina en publicidad oficial el gobierno federal en medios mexicanos: casi 2000 millones de dólares en los últimos cinco años. Esto no gustó a los directivos y dueños de los medios, quienes utilizaron sus periódicos para poner en entredicho lo publicado, el 25 de diciembre, por el periodista Azam Ahmed.

El tema está sobre la mesa ante el ordenamiento de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) para que el Congreso de la Unión regule la publicidad oficial, tema que deberá resolver antes del 30 de abril del 2018, previo a las elecciones el 1 de julio.

El rotativo estadunidense expone lo que otras investigaciones, como en revista Zócalo, han  expuesto acerca de la fracturada libertad de expresión que se vive en diversos medios de comunicación debido al yugo de la publicidad oficial, que dicta la línea editorial y provoca autocensura de reporteros y editores, en un contexto de inseguridad generalizada y donde ejercer el periodismo se vuelve cada vez más peligroso.

En el reportaje se menciona los periódicos beneficiados: El Universal, La Jornada, Milenio y Excélsior.

El 15 de diciembre revista Zócalo publicó, después de un ejercicio de análisis, que El Universal recibió en la semana del 4 al 11 de diciembre, equivalentes a 31 millones de pesos en publicidad oficial, y encontró un paralelismo entre una  cobertura favorable para el precandidato Meade, con la enorme asignación de publicidad recibida por el diario, en total 138 inserciones.

The New York Times asevera que El Universal es el periódico en México que más publicidad gubernamental recibe; alrededor de 10 millones de dólares el año pasado, de acuerdo con la organización Fundar. “Los críticos argumentan que el diario se ha convertido en algo así como un perro de ataque del gobierno para las elecciones presidenciales del próximo año”.

Y continúa el periódico NYT, “Según el periódico, esa sugerencia es ´falsa y ofensiva´. La publicidad oficial ‘no afecta de ninguna manera la línea editorial del periódico’, dicen los voceros del medio y agregan que ‘los pensadores de todos los partidos políticos’ están representados en sus páginas”.

Mientras que en su editorial del 26 de diciembre, al que intitulan “La verdad no se vende”, aseguran que “Con esta cobertura parcial, el periódico estadounidense es utilizado por personas que tienen intereses políticos y en algunos casos vendettas personales, o envidias (…)”. Y dicen estar de acuerdo con un esquema de regulación de publicidad oficial. Y arremeten: “Es más fácil acusar sin pruebas. Millones de lectores, sin embargo, saben ver la diferencia entre lo cierto y  lo falso”.

El editorial nunca hace referencia a la cobertura, de la cual Zócalo ha documentado es sesgada, pues las notas que hacen referencia a Meade, candidato del PRI a la presidencia, son positivas, mientras que se le da mayor cobertura negativa a Ricardo Anaya y AMLO.

El texto de NYT señala que el actual director de noticias en El Universal, tiene vínculos con José Antonio Meade, pues su esposa era la jefa de prensa internacional en la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública, misma que él dirigía.

Sin embargo, el recibir excesivos recursos en publicidad oficial no es la única contrariedad para El Universal, de acuerdo a la expresión de NYT el diario funciona para “ser un perro de ataque del gobierno”, esto queda demostrado en el tratamiento que le ha dado a información relacionada con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y el pre candidato del Frente, Ricardo Anaya de acuerdo con los seguimientos que ha dado revista Zócalo: El Universal en campaña contra Javier Corral, Contraproducente campaña de El Universal contra Ricardo Anaya.

“La relación entre los medios y el poder es uno de los problemas más graves de México. Existe una colusión, un acuerdo, en términos de cómo se gestionan los recursos públicos para recompensar o castigar a los medios. Es una zanahoria y el palo: ‘Compórtate bien y te daré mucho dinero y publicidad. Actúa mal y te los quitaré'”, dijo Javier Corral, para el reportaje de The New York Times.

Y remata el diario estadounidense, que cuenta también con versión en español, con un señalamiento que por años han realizado medios independientes, la academia y organizaciones civiles: “El resultado es un panorama mediático en el que los funcionarios federales y estatales dictan las noticias de forma rutinaria, exigiéndole a los medios qué es lo que deberían y lo que no deberían informar, según docenas de entrevistas con ejecutivos, editores y periodistas. Los reportajes contundentes a menudo son suavizados o se posponen indefinidamente, si es que llegan a investigarse. Dos tercios de los periodistas mexicanos admiten que se censuran”.

La Jornada, Milenio y Excélsior

Entre los señalamientos que hace el periodista Azam Ahmed al diario La Jornada es haber perdido su línea editorial crítica por encima de los intereses económicos. “El modelo significa que algunos medios de comunicación apenas pueden permitirse mantener sus propios principios. Hace veinte años, el diario La Jornada era uno de los más apreciados en el país, una voz crítica y una lectura obligada para los intelectuales y activistas que caminaban por la ciudad con el periódico bajo el brazo.

Pero los años no han sido amables con ese diario. Hace unos años, estaba muy cerca de la ruina financiera. Luego, el gobierno intervino rescatando la publicación con más de 1 millón de dólares en publicidad oficial y, según los críticos, afectando en el proceso la independencia editorial”.

A lo que el diario se limitó a responder en su Rayuela del 26 de diciembre: “¿De quién es la mano que mece la cuna del New York Times?, Ahora, como cuando apoyó a Bush para masacrar a los iraquíes, no aporta prueba alguna”.

Este diario ha pasado en los últimos años por despidos injustificados, recorte de personal, decaimiento de las condiciones laborales de sus trabajadores, cierre de franquicias en otros estados de la República y una fracturada línea editorial que cada vez se aleja más de la crítica contra el gobierno en turno: todo ello documentado, más no aceptado por sus directivos.

A Excélsior se le señala por censurar el reportaje de la periodista Laura Castellanos, “Fueron los federales”, finalmente publicado en Aristegui Noticias. El diario no se ha pronunciado por el reportaje del diario estadunidense.

Mientras que Milenio dedicó una plana en su versión impresa para defenderse. En resumen, desestima el trabajo del corresponsal  Azam Ahmed y de la reportera Paulina Villegas a quienes les reclama que no se incluyeran sus respuestas en el reportaje final ante la crítica de censura a un trabajo contra el programa la “Cruzada contra el Hambre” de la entonces Sedesol.

“Sorprende que la reportera Paulina Villegas, con respaldo de su jefe de la corresponsalía, Azam Ahmed, formule preguntas a partir de una lamentable concepción del periodismo, pues hace evidentes los prejuicios que motivan su interés acerca del incidente ocurrido hace más de una año (vaya idea que tienen de la oportunidad). Aquel fue un deplorable trabajo que nos fue presentado por una ex colaboradora y su editor de entonces, mucho más activistas que periodistas, como “reportaje”, y que no fue otra cosa que un vulgar periodicazo, razón por la que ella renunció y su esposo fue despedido”, firma Carlos Marín, Director general de Grupo Milenio.

El desplegado al que no todos estuvieron invitados

Desplegado“Este mes, las organizaciones de noticias se unieron para denunciar la violencia contra la prensa en México, donde los asesinatos de periodistas alcanzaron un récord este año. Un total de 39 grupos de medios firmaron un comunicado. Pero algunos medios, como Animal Político, no se unieron porque insistieron en agregarle al mensaje algunas líneas adicionales sobre el daño que la publicidad oficial le hace a la libertad de expresión.

Se produjo un pequeño alboroto, dijeron. Algunos grandes periódicos que dependen en gran medida del dinero del gobierno se opusieron”. Esta es la explicación que compartió Daniel Moreno, director de Animal político del porqué no fueron incluidos en la lista, otro medio que no firmó fue Aristegui Noticias.

A este hecho, al que revista Zócalo le ha dado seguimiento (En nuevo Basta Ya, dueños de medios aceptan mea culpa), se aceptan las malas condiciones laborales de los periodistas, la escasa capacitación y el deterioro ético de la profesión, entre otras cosas.

Por su parte David Kaye, Relator sobre la Libertad de Expresión para las Naciones Unidas (ONU)  y Edison Lanza, Relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su última visita a México instaron a la autoridad a regular la publicidad oficial para mejorar el ejercicio periodístico en México.

Edison Lanza, explicó que dentro de lo que pudieron constatar en su visita es que son enormes las sumas de dinero las que se vuelcan a los medios, “de las más elevadas que uno puede ver en la región e incluso en el mundo, se habla de mil 500 millones de dólares en el ejercicio del actual gobierno federal”.

“No estamos en contra de que se destinen recursos a esto, sin embargo habría que tomar en cuenta los siguientes puntos: tiene que ser regulada y muy transparente, me refiero a saber en dónde se coloca esta publicidad; no debería utilizarse para propósitos políticos sino para difusión de información de interés público”, dijo David Kaye.

  Clic para reproducir, clic en texto para pausar El periódico estadunidense The New York Times exhibió el gasto excesivo que destina en publicidad oficial el gobierno federal en medios mexicanos: casi 2000 millones de dólares en los últimos cinco años. Esto no gustó a los directivos y dueños de los medios, quienes utilizaron sus periódicos para poner en entredicho lo publicado, el 25 de diciembre, por el periodista Azam Ahmed. El tema está sobre la mesa ante el ordenamiento de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) para que el Congreso de la Unión regule la publicidad oficial, tema que deberá resolver antes del 30 de abril del 2018, previo a las elecciones el 1 de julio. El rotativo estadunidense expone lo que otras investigaciones, como en revista Zócalo, han  expuesto acerca de la fracturada libertad de expresión que se vive en diversos medios de comunicación debido al yugo de la publicidad oficial, que dicta la línea editorial y provoca autocensura de reporteros y editores, en un contexto de inseguridad generalizada y donde ejercer el periodismo se vuelve cada vez más peligroso. En el reportaje se menciona los periódicos beneficiados: El Universal, La Jornada, Milenio y Excélsior. El 15 de diciembre revista Zócalo publicó, después de un ejercicio de análisis, que El Universal recibió en la semana del 4 al 11 de diciembre, equivalentes a 31 millones de pesos en publicidad oficial, y encontró un paralelismo entre una  cobertura favorable para el precandidato Meade, con la enorme asignación de publicidad recibida por el diario, en total 138 inserciones. The New York Times asevera que El Universal es el periódico en México que más publicidad gubernamental recibe; alrededor de 10 millones de dólares el año pasado, de acuerdo con la organización Fundar. “Los críticos argumentan que el diario se ha convertido en algo así como un perro de ataque del gobierno para las elecciones presidenciales del próximo año”. Y continúa el periódico NYT, “Según el periódico, esa sugerencia es ´falsa y ofensiva´. La publicidad oficial ‘no afecta de ninguna manera la línea editorial del periódico’, dicen los voceros del medio y agregan que ‘los pensadores de todos los partidos políticos’ están representados en sus páginas”. Mientras que en su editorial del 26 de diciembre, al que intitulan “La verdad no se vende”, aseguran que “Con esta cobertura parcial, el periódico estadounidense es utilizado por personas que tienen intereses políticos y en algunos casos vendettas personales, o envidias (…)”. Y dicen estar de acuerdo con un esquema de regulación de publicidad oficial. Y arremeten: “Es más fácil acusar sin pruebas. Millones de lectores, sin embargo, saben ver la diferencia entre lo cierto y  lo falso”. El editorial nunca hace referencia a la cobertura, de la cual Zócalo ha documentado es sesgada, pues las notas que hacen referencia a Meade, candidato del PRI a la presidencia, son positivas, mientras que se le da mayor cobertura negativa a Ricardo Anaya y AMLO. El texto de NYT señala que el actual director de noticias en El Universal, tiene vínculos con José Antonio Meade, pues su esposa era la jefa de prensa internacional en la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública, misma que él dirigía. Sin embargo, el recibir excesivos recursos en publicidad oficial no es la única contrariedad para El Universal, de acuerdo a la expresión de NYT el diario funciona para “ser un perro de ataque del gobierno”, esto queda demostrado en el tratamiento que le ha dado a información relacionada con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y el pre candidato del Frente, Ricardo Anaya de acuerdo con los seguimientos que ha dado revista Zócalo: El Universal en campaña contra Javier Corral, Contraproducente campaña de El Universal contra Ricardo Anaya. “La relación entre los medios y el poder es uno de los problemas más graves de México. Existe una colusión, un acuerdo, en términos de cómo se gestionan los recursos públicos para recompensar o castigar a los medios. Es una zanahoria y el palo: ‘Compórtate bien y te daré mucho dinero y publicidad. Actúa mal y te los quitaré”, dijo Javier Corral, para el reportaje de The New York Times. Y remata el diario estadounidense, que cuenta también con versión en español, con un señalamiento que por años han realizado medios independientes, la academia y organizaciones civiles: “El resultado es un panorama mediático en el que los funcionarios federales y estatales dictan las noticias de forma rutinaria, exigiéndole a los medios qué es lo que deberían y lo que no deberían informar, según docenas de entrevistas con ejecutivos, editores y periodistas. Los reportajes contundentes a menudo son suavizados o se posponen indefinidamente, si es que llegan a investigarse. Dos tercios de los periodistas mexicanos admiten que se censuran”. La Jornada, Milenio y Excélsior Entre los señalamientos que hace el periodista Azam Ahmed al diario La Jornada es haber perdido su línea editorial crítica por encima de los intereses económicos. “El modelo significa que algunos medios de comunicación apenas pueden permitirse mantener sus propios principios. Hace veinte años, el diario La Jornada era uno de los más apreciados en el país, una voz crítica y una lectura obligada para los intelectuales y activistas que caminaban por la ciudad con el periódico bajo el brazo. Pero los años no han sido amables con ese diario. Hace unos años, estaba muy cerca de la ruina financiera. Luego, el gobierno intervino rescatando la publicación con más de 1 millón de dólares en publicidad oficial y, según los críticos, afectando en el proceso la independencia editorial”. A lo que el diario se limitó a responder en su Rayuela del 26 de diciembre: “¿De quién es la mano que mece la cuna del New York Times?, Ahora, como cuando apoyó a Bush para masacrar a los iraquíes, no aporta prueba alguna”. Este diario ha pasado en los últimos años por despidos injustificados, recorte de personal, decaimiento de las condiciones laborales de sus trabajadores, cierre de franquicias en otros estados de la República y una fracturada línea editorial que cada vez se aleja más de la crítica contra el gobierno en turno: todo ello documentado, más no aceptado por sus directivos. A Excélsior se le señala por censurar el reportaje de la periodista Laura Castellanos, “Fueron los federales”, finalmente publicado en Aristegui Noticias. El diario no se ha pronunciado por el reportaje del diario estadunidense. Mientras que Milenio dedicó una plana en su versión impresa para defenderse. En resumen, desestima el trabajo del corresponsal  Azam Ahmed y de la reportera Paulina Villegas a quienes les reclama que no se incluyeran sus respuestas en el reportaje final ante la crítica de censura a un trabajo contra el programa la “Cruzada contra el Hambre” de la entonces Sedesol. “Sorprende que la reportera Paulina Villegas, con respaldo de su jefe de la corresponsalía, Azam Ahmed, formule preguntas a partir de una lamentable concepción del periodismo, pues hace evidentes los prejuicios que motivan su interés acerca del incidente ocurrido hace más de una año (vaya idea que tienen de la oportunidad). Aquel fue un deplorable trabajo que nos fue presentado por una ex colaboradora y su editor de entonces, mucho más activistas que periodistas, como “reportaje”, y que no fue otra cosa que un vulgar periodicazo, razón por la que ella renunció y su esposo fue despedido”, firma Carlos Marín, Director general de Grupo Milenio. El desplegado al que no todos estuvieron invitados “Este mes, las organizaciones de noticias se unieron para denunciar la violencia contra la prensa en México, donde los asesinatos de periodistas alcanzaron un récord este año. Un total de 39 grupos de medios firmaron un comunicado. Pero algunos medios, como Animal Político, no se unieron porque insistieron en agregarle al mensaje algunas líneas adicionales sobre el daño que la publicidad oficial le hace a la libertad de expresión. Se produjo un pequeño alboroto, dijeron. Algunos grandes periódicos que dependen en gran medida del dinero del gobierno se opusieron”. Esta es la explicación que compartió Daniel Moreno, director de Animal político del porqué no fueron incluidos en la lista, otro medio que no firmó fue Aristegui Noticias. A este hecho, al que revista Zócalo le ha dado seguimiento (En nuevo Basta Ya, dueños de medios aceptan mea culpa), se aceptan las malas condiciones laborales de los periodistas, la escasa capacitación y el deterioro ético de la profesión, entre otras cosas. Por su parte David Kaye, Relator sobre la Libertad de Expresión para las Naciones Unidas (ONU)  y Edison Lanza, Relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su última visita a México instaron a la autoridad a regular la publicidad oficial para mejorar el ejercicio periodístico en México. Edison Lanza, explicó que dentro de lo que pudieron constatar en su visita es que son enormes las sumas de dinero las que se vuelcan a los medios, “de las más elevadas que uno puede ver en la región e incluso en el mundo, se habla de mil 500 millones de dólares en el ejercicio del actual gobierno federal”. “No estamos en contra de que se destinen recursos a esto, sin embargo habría que tomar en cuenta los siguientes puntos: tiene que ser regulada y muy transparente, me refiero a saber en dónde se coloca esta publicidad; no debería utilizarse para propósitos políticos sino para difusión de información de interés público”, dijo David Kaye. Reproduce la nota

Click to listen highlighted text!