Welcome to Revista Zocalo   Clic para reproducir, clic en texto para pausar Welcome to Revista Zocalo Reproduce la nota
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Alerta por difusión de información falsa en internet y medios de comunicación

Alerta por difusión de información falsa en internet y medios de comunicación

 

 

En medio de la crisis desatada por el aumento al precio de la gasolina, y el vandalismo que de manera paralela se ha suscitado, es conveniente llamar la atención del papel que juegan algunos medios a la hora de dar cuenta de los hechos. En la premura por dar a conocer la información se cometen gazapos que evidencian no sólo ignorancia sino develan la intención de congraciarse con ciertos grupos de poder.

 

Sobran ejemplos, en el mes de diciembre, luego de la explosión en el mercado de cohetes de Tultepec, Estado de México el diario Milenio publicó una foto que no correspondía a la escena damnificada sino a una de archivo de un acto similar en Puebla. Radio Fórmula, a través de sus redes sociales presentó una foto de vandalismo en Egipto señalando que se trataba de jóvenes armados con palos y cuchillos en Tultepec que recorrían las calles impunemente. En la imagen, los jóvenes arrojan piedras a locales comerciales que ¡tienen nombres en árabe! El medio borró la imagen y ofreció una disculpa.   

 

Las audiencias son vulnerables a la información falsa que se presenta como verdadera en los medios de comunicación, a decir de la especialista en medios, Claudia Benassini: “un media hoax –o bulo, en español– intenta hacer pasar a las audiencias un hecho falso como real”. Benassini explica ampliamente en su análisis “Media Hoaxes, entre la desinformación y la pérdida de confianza en la prensa” (revista Zócalo 199, octubre, 2016) que en las condiciones actuales las audiencias son muy vulnerables porque “la expansión de internet y las redes sociales contribuyen a la difusión profusión de los bulos, sobre todo entre los crecientes grupos de la sociedad que tienen poco o nulo contacto con la información para verificar la autenticidad o falsedad del suceso”.

La profesora e investigadora de la Facultad Mexicana de Arquitectura, Diseño y Comunicación de la Universidad La Salle Ciudad de México, precisa que “el propósito del bulo es ser divulgado masivamente a través de la prensa y, desde hace unos años, de internet”. Benassini apunta que en este medio es donde encuentra su máxima expresión, sobre todo en algunos medios tipificados como bromistas, a través de las redes sociales y por las cadenas de mensajes que circulan en los correos electrónicos. La doctora precisa que “los principales destinatarios del bulo son los ciudadanos cuyo perfil les haga morder el anzuelo y esparcir la especie entre su grupo de referencia”.

En su análisis, Benassini considera que es difícil que los visitantes de una página web distingan entre un rumor y una noticia veraz. Dice que muy pocos se percatan de que la información esté confirmada. Ante un escenario de esas características no queda más que impulsar diversos foros de análisis y promover la alfabetización mediática que estimule el interés por la lectura y ponga al usuario en guardia frente a los bulos.

  Clic para reproducir, clic en texto para pausar En medio de la crisis desatada por el aumento al precio de la gasolina, y el vandalismo que de manera paralela se ha suscitado, es conveniente llamar la atención del papel que juegan algunos medios a la hora de dar cuenta de los hechos. En la premura por dar a conocer la información se cometen gazapos que evidencian no sólo ignorancia sino develan la intención de congraciarse con ciertos grupos de poder.   Sobran ejemplos, en el mes de diciembre, luego de la explosión en el mercado de cohetes de Tultepec, Estado de México el diario Milenio publicó una foto que no correspondía a la escena damnificada sino a una de archivo de un acto similar en Puebla. Radio Fórmula, a través de sus redes sociales presentó una foto de vandalismo en Egipto señalando que se trataba de jóvenes armados con palos y cuchillos en Tultepec que recorrían las calles impunemente. En la imagen, los jóvenes arrojan piedras a locales comerciales que ¡tienen nombres en árabe! El medio borró la imagen y ofreció una disculpa.      Las audiencias son vulnerables a la información falsa que se presenta como verdadera en los medios de comunicación, a decir de la especialista en medios, Claudia Benassini: “un media hoax –o bulo, en español– intenta hacer pasar a las audiencias un hecho falso como real”. Benassini explica ampliamente en su análisis “Media Hoaxes, entre la desinformación y la pérdida de confianza en la prensa” (revista Zócalo 199, octubre, 2016) que en las condiciones actuales las audiencias son muy vulnerables porque “la expansión de internet y las redes sociales contribuyen a la difusión profusión de los bulos, sobre todo entre los crecientes grupos de la sociedad que tienen poco o nulo contacto con la información para verificar la autenticidad o falsedad del suceso”. La profesora e investigadora de la Facultad Mexicana de Arquitectura, Diseño y Comunicación de la Universidad La Salle Ciudad de México, precisa que “el propósito del bulo es ser divulgado masivamente a través de la prensa y, desde hace unos años, de internet”. Benassini apunta que en este medio es donde encuentra su máxima expresión, sobre todo en algunos medios tipificados como bromistas, a través de las redes sociales y por las cadenas de mensajes que circulan en los correos electrónicos. La doctora precisa que “los principales destinatarios del bulo son los ciudadanos cuyo perfil les haga morder el anzuelo y esparcir la especie entre su grupo de referencia”. En su análisis, Benassini considera que es difícil que los visitantes de una página web distingan entre un rumor y una noticia veraz. Dice que muy pocos se percatan de que la información esté confirmada. Ante un escenario de esas características no queda más que impulsar diversos foros de análisis y promover la alfabetización mediática que estimule el interés por la lectura y ponga al usuario en guardia frente a los bulos. Reproduce la nota

Click to listen highlighted text!