Welcome to Revista Zocalo   Clic para reproducir, clic en texto para pausar Welcome to Revista Zocalo Reproduce la nota
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

La mayoría de teléfonos móviles no podrán acceder a la red compartida: IDET y The CIU

La mayoría de teléfonos móviles no podrán acceder a la red compartida: IDET y The CIU

Erandi León Tierranueva

La mayoría de los teléfonos celulares 2

Apenas el 22.2 por ciento de los teléfonos inteligentes en México podrán acceder al proyecto del Estado mexicano de la Red Compartida, la cual estará vigente a partir del 3 de abril de este año. Pese a que el principal objetivo de la red es “llevar conectividad de buena calidad a personas de limitado poder adquisitivo o en zonas geográficas alejadas”, irónicamente sólo los teléfonos de última generación que “soporten y tengan habilitada la banda 28 o de 700 Megahertz” podrán tener acceso al servicio al menos en los primeros años, advirtieron la consultora The Competitive Intelligence Unit (The CIU) y el proempresarial Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET).

The CIU indicó en un comunicado, que tan sólo el 22.2 por ciento, es decir, 21.3 millones de equipos adquiridos por mexicanos soportan el estándar tecnológico 4G, lo que hace posible que puedan funcionar con la banda 28 o de 700 Megahertz, banda del espectro radioeléctrico que se adoptó para la implementación de la Red Compartida. Mientras que el 77.8 por ciento (74.6 millones de equipos) “escasamente estarán listos para utilizar los servicios que podrían comenzar a ofrecerse en marzo próximo”.

La consultora expuso que cabe la posibilidad que se encarezca el costo de celulares de gama baja (3G e inferiores) o se reduzca el número de modelos que no soporten la banda 28, al considerar que los fabricantes preferirían no alterar su producción regional por un solo país, situación grave si se toma en cuenta que el segmento de gama baja es el de mayor dinámica frente al resto.

Cabe recordar que si bien la disposición técnica IFT-011-2017 parte 2 publicada el 3 de enero en el Diario Oficial de la Federación, que da cuenta sobre habilitar los equipos móviles para la banda 28, obliga a que todos los teléfonos comercializados en México puedan usar esta red, esta disposición entrará en vigor a partir de la primavera, considera CIU.

Por su parte, el comunicado de IDET consigna: “consideramos que de acuerdo con datos de la consultora The CIU”  el tiempo de reemplazo de celulares por mexicanos supera el año y medio, entonces la “adopción de celulares con capacidades para usar la Red Compartida será, en el mejor de los casos, lenta y concentrada en los mercados de clase media en zonas urbanas”.

Por el lado político, el IDET dijo que esta norma representa un claro mensaje a la industria de las telecomunicaciones: “la Red Compartida será apoyada con todos los recursos del Estado”, y si en los primeros años sólo los dispositivos más caros (que oscilen entre los 5 y 28 mil pesos, según The CIU), sacarán el mejor partido a esta red, este proyecto se ha convertido en una apuesta cada vez más cara para el Estado y consecuentemente para la sociedad mexicana; ante este panorama el Instituto predijo que este proyecto podría convertirse en “un parto de los montes (…) en la historia de las incursiones del Estado en las telecomunicaciones nacionales”.

Ante estos señalamientos, Gabriel Contreras, presidente del IFT, negó que la mayoría de la población  vaya a quedar rezagada para acceder a los servicios de la Red Compartida y aseguró que esta medida (IFT-011-2017 parte 2) es “para beneficiar a los consumidores y que cualquier teléfono esté habilitado para usar todas las bandas disponibles en México”, concluyó en entrevista para La Jornada.

  Clic para reproducir, clic en texto para pausar Apenas el 22.2 por ciento de los teléfonos inteligentes en México podrán acceder al proyecto del Estado mexicano de la Red Compartida, la cual estará vigente a partir del 3 de abril de este año. Pese a que el principal objetivo de la red es “llevar conectividad de buena calidad a personas de limitado poder adquisitivo o en zonas geográficas alejadas”, irónicamente sólo los teléfonos de última generación que “soporten y tengan habilitada la banda 28 o de 700 Megahertz” podrán tener acceso al servicio al menos en los primeros años, advirtieron la consultora The Competitive Intelligence Unit (The CIU) y el proempresarial Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET). The CIU indicó en un comunicado, que tan sólo el 22.2 por ciento, es decir, 21.3 millones de equipos adquiridos por mexicanos soportan el estándar tecnológico 4G, lo que hace posible que puedan funcionar con la banda 28 o de 700 Megahertz, banda del espectro radioeléctrico que se adoptó para la implementación de la Red Compartida. Mientras que el 77.8 por ciento (74.6 millones de equipos) “escasamente estarán listos para utilizar los servicios que podrían comenzar a ofrecerse en marzo próximo”. La consultora expuso que cabe la posibilidad que se encarezca el costo de celulares de gama baja (3G e inferiores) o se reduzca el número de modelos que no soporten la banda 28, al considerar que los fabricantes preferirían no alterar su producción regional por un solo país, situación grave si se toma en cuenta que el segmento de gama baja es el de mayor dinámica frente al resto. Cabe recordar que si bien la disposición técnica IFT-011-2017 parte 2 publicada el 3 de enero en el Diario Oficial de la Federación, que da cuenta sobre habilitar los equipos móviles para la banda 28, obliga a que todos los teléfonos comercializados en México puedan usar esta red, esta disposición entrará en vigor a partir de la primavera, considera CIU. Por su parte, el comunicado de IDET consigna: “consideramos que de acuerdo con datos de la consultora The CIU”  el tiempo de reemplazo de celulares por mexicanos supera el año y medio, entonces la “adopción de celulares con capacidades para usar la Red Compartida será, en el mejor de los casos, lenta y concentrada en los mercados de clase media en zonas urbanas”. Por el lado político, el IDET dijo que esta norma representa un claro mensaje a la industria de las telecomunicaciones: “la Red Compartida será apoyada con todos los recursos del Estado”, y si en los primeros años sólo los dispositivos más caros (que oscilen entre los 5 y 28 mil pesos, según The CIU), sacarán el mejor partido a esta red, este proyecto se ha convertido en una apuesta cada vez más cara para el Estado y consecuentemente para la sociedad mexicana; ante este panorama el Instituto predijo que este proyecto podría convertirse en “un parto de los montes (…) en la historia de las incursiones del Estado en las telecomunicaciones nacionales”. Ante estos señalamientos, Gabriel Contreras, presidente del IFT, negó que la mayoría de la población  vaya a quedar rezagada para acceder a los servicios de la Red Compartida y aseguró que esta medida (IFT-011-2017 parte 2) es “para beneficiar a los consumidores y que cualquier teléfono esté habilitado para usar todas las bandas disponibles en México”, concluyó en entrevista para La Jornada. Reproduce la nota

Click to listen highlighted text!