Sondeo Semanal

¿Debe el IFT presentar Controversia Constitucional para recuperar facultades?
 

 

Cartón

             Ley chiquita           

 

 

 

Sitios de interés












 


 

Contador

Clics de vista de contenido : 6639827
¿Para qué sirve un debate a la Presidencia de México? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Viernes 16 de Noviembre de 2012 19:21


Guillermo Orozco y Darwin Franco / OBITEL México

 

Guadalajara, Jalisco.-  Técnica y políticamente un debate entre candidatos debe ser un instrumento electoral que permita a los ciudadanos no sólo conocer las propuestas de gobierno de quienes aspiran a llegar a la Presidencia de México sino también perfilar –a través de ellas- la decisión de su voto.  Sin embargo, el formato en que se realizan hoy los debates presidenciales, como claramente se pudo observar en el Segundo (10/06/12), evidencian que tal y como están no es posible definir ni una cosa ni la otra.

Las propuestas simplemente no aparecen como tales porque se da mayor relevancia al ataque o a los señalamientos antes que al impulso de una plataforma electoral que permita a los ciudadanos/televidentes conocer y diferenciar los planes y acciones de gobierno de cada uno de los aspirantes. Es decir, se busca atraer la atención de los electores no por las propuestas sino por los ataques, como lo hizo Josefina Vázquez Mota (PAN), a quien muchos dieron como ganadora del Segundo Debate.

El problema de los debates presidenciales, más allá de las carencias ya señaladas, es que su formato no termina por generar propiamente un debate; es decir, la división temática que se hace para distribuir los contenidos en los dos programas no sólo aglutina asuntos o problemáticas de diversa índole u origen sino que al conjuntarlos impide que realmente éstos se discutan o aborden.

La consecuencia es que no existe una línea argumentativa, desde la propuesta ideada y reformulada por el Instituto Federal Electoral (IFE), que facilite a los ciudadanos, durante el debate, entender y diferenciar qué proponen específicamente cada uno de los candidatos. Como específicamente se señaló en el Primer Debate.

El asunto, después de estos señalamientos, no se resolvió dando más tiempo o fraccionando el mismo a cada uno de los candidatos como se hizo en el Segundo Debate; al contrario, se agudizó porque el sentido de las participaciones se concentró más en dar respuesta a los señalamientos que seguir expresando o esbozando las propuestas que demandaba cada una de las temáticas.

Es cierto, que el espíritu de los debates también descansa en el intercambio y contrastación de las ideas y que en ello, quizá, se hace más visible las diferencias político-ideológicas de candidatos y partidos políticos; sin embargo, este proceso debe estar acompañado de insumos que de alguna manera le permitan al electorado entender “el cómo” de las propuestas y no solamente la enunciación de las mismas.

 

¿Un debate con más propuestas?

Durante el Segundo Debate Presidencial, como afirman Paul Moch y Javier Berain del sitio Arena Electoral, se presentaron 140 propuestas (59 más que en el Primer Debate). Siendo Enrique Peña Nieto, el candidato que presentó más con 39, seguido de Andrés Manuel López Obrador con 36, Gabriel Quadri con 33 y Josefina Vázquez Mota con 32.

¿Qué nos dicen estas cifras? Primeramente que las modificaciones al formato del debate dieron mayor margen para la presentación de las propuestas; sin embargo, si se sale de los datos duros es posible identificar que dichas propuestas pierden su fuerza e interés al quedar fragmentadas en los 8 minutos con 20 segundos que cada candidato tuvo para comunicar sus ideas y responder a los señalamientos de los otros candidatos.

En este sentido, el incremento de las propuestas no fue proporcional al debate de las mismas, ya que resultó complicado para los electores llevar el hilo conductor tanto de las temáticas como de los discursos personales de cada candidato.

Pensado en términos de producción audiovisual, este debate con más propuestas no se tradujo en la creación de narrativas electorales que sirvieran de insumo para que las audiencias y electores pudieran explicar y explicarse por qué conviene, o no, votar por alguno de los cuatro candidatos a la Presidencia.

¿Cómo entender o identificar 140 propuestas en un margen de dos horas? ¿Qué permaneció más el peso de las propuestas o el arrojo de los candidatos?

Una posible respuesta a la anterior pregunta, puede vislumbrarse en el ambiente social y en el intercambio comunicativo dentro de las redes sociales, donde existió una tendencia que señalaba que poco y nada ayudó el debate a cambiar la decisión del voto. No obstante, algunos medios precisaron lo contrario en diversas encuestas y ejercicios de medición de opinión pública hechos en los días posteriores al debate.

Por ejemplo, el periódico Reforma consultó la intención del voto entre 450 líderes ciudadanos, los cuales antes del debate se inclinaban por López Obrador (38%), y después del mismo cambiaron a favor de Vázquez Mota (34%).

En la misma tesitura aunque con resultados contrarios, UnoTv y la agencia encuestadora Demotecnia preguntaron, vía internet: “¿Después del segundo debate presidencial, cambió tu intención de voto?”, el 84% contestó que no, que votarían por el mismo.

Otro ejercicio realizado por la Reporte Índigo, arrojó que 75% de quienes contestaron su encuesta cambió su preferencia luego de ver el Segundo Debate. El 37% lo hizo a favor de López Obrador y el 26% por Vázquez Mota, y el 24% por Peña Nieto.

Sin embargo, es necesario hacer un ejercicio de mayor precisión para determinar si realmente el debate puede cambiar la intención del voto o, si en su defecto, éste lograr servir como un insumo electoral para que el porcentaje de electores indecisos puedan de alguna manera reflexionar críticamente a quién darle su voto. Esta vez no fue posible saberlo.

 

Un voto libre, crítico e informado, el debate ciudadano

Mientras lo que se veía a cuadro poco ayudaba a la reflexión electoral, a las afueras de la Expo Guadalajara, lugar donde se llevó el Segundo Debate Presidencia. Cerca de cinco mil jóvenes pertenecientes al Movimiento #YoSoy132Gdl realizaron diversas marchas y manifestaciones artísticas para promover entre los jaliscienses un voto libre, crítico e informado donde pesara más “la reflexión sobre las propuestas de campaña que las descalificaciones o la guerra sucia”, según manifestaron los jóvenes asistentes.

 

Los cuales, ese 10 de junio, se hicieron visibles desde muy temprano para protestar y evidenciar el empalme de los debates que ese día sucedieron en Jalisco, ya que ese día  a las 10 de la mañana se llevó a cabo el también Segundo Debate de los candidatos a la gubernatura de Jalisco. Un debate que estuvo cargado de ataques y del seguimiento de una guerra sucia en contra del candidato Enrique Alfaro (Movimiento Ciudadano) al que se le consideró “Un peligro para Jalisco”.

Posteriormente, los jóvenes se movilizaron por toda la ciudad para emprender acciones de reflexión sobre la importancia de ejercer un voto libre y no dejarse engañar o amedrentar por aquellos que quieren condicionar su voto. Como sucedió con la estrategia titulada: “La Jalisciense”, usada por el candidato del PRI-PVEM, Aristóteles Sandoval,  y donde a cambio  de la credencial del IFE se les entregó a los ciudadanos una tarjeta con la cual podrían, en un futuro, acceder a los programas sociales que implemente el priísta en caso de ganar la gubernatura.

De esta manera, mientras en los ámbitos políticos y mediáticos “se debatía” el futuro del país, afuera en las calles se emprendían acciones para concentrarse en las propuestas y en las trayectorias de los candidatos; es decir, se debatía la política y no lo político, se esgrimían las ideas y no únicamente se lanzaban las propuestas, se aplaudía la acción ciudadana y no se avalaba el triunfo de quien más señaló pero menos propuso.

¿Sirve un debate de los candidatos a la Presidencia? Desde luego que sí, pero en el formato que está puesto resulta tener poco impacto en la decisión de los electores.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

CITAS –ENTRESACADOS

 

 

 

1.- Los jóvenes se movilizaron por toda Guadalajara para emprender acciones de reflexión sobre la importancia de ejercer un voto libre y no dejarse engañar o amedrentar por aquellos que quieren condicionar su voto.

 

 

 
Copyright © 2014 Revista Zócalo. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL.
 
 

 

 

 

 

 

 Edición de Septiembre 2014

 

  • El Estado espía porque se publican verdades: Anabel Hernández
  • ¿Llego el momento de abandonar Facebook? 
  • Conjura para evitar acción de institucionalidad en ley Telecom
  • Comunicadores, renovarse o morir: Antonio Pascuali
  • Propaganda israelí justifica masacre: Naief Yehya
  • El Fin Justifica a los Medios, cumple 25 años (suplemento)