Welcome to Revista Zocalo   Clic para reproducir, clic en texto para pausar Welcome to Revista Zocalo Reproduce la nota
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Estudio revela poco impacto de las Fake News

Estudio revela poco impacto de las Fake News

El nuevo entorno mediático propicia una infinidad de información en línea donde conviven noticias verdaderas y falsas de todo tipo. En el escenario político se crean sitios web para golpear a los rivales, el desprestigio se da a través de información negativa que no ofrece contraste ni fuentes ni réplicas. En ocasiones, luego del golpe desaparecen.

Benedicto Careyjan, periodista de ciencia de The New York Times, comenta un estudio que auspició Princeton University, Dartmouth College y la University of Exeter donde se concluye que las “Fake News” tienen un amplio alcance pero poco impacto. Careyjan señala que las noticias falsas se han convertido en una seria amenaza en los procesos electorales pero apenas empiezan a publicarse estudios más profundos acerca de su impacto.

Hasta ahora habíamos tenido acceso a sondeos y encuestas pero que con el reporte “Selective Exposure to Misinformation: Evidence from the consumption of fake news during the 2016 U.S. presidential campaign” (Exposición selectiva a la desinformación: evidencia del consumo de noticias falsas durante la campaña presidencial 2016 en Estados Unidos) se tienen los primeros datos duros sobre el consumo de noticias falsas.

En dicho reporte (http://www.dartmouth.edu/~nyhan/fake-news-2016.pdf) los investigadores publicaron un análisis de los historiales de navegación de miles de adultos durante el período previo a las elecciones de 2016. Se trata de una imagen en tiempo real de quién veía qué historias falsas y qué noticias reales.

Concluyen que el alcance de las noticias falsas era amplio, pero también superficial: “uno de cada cuatro estadunidenses vio al menos una historia falsa, pero incluso los lectores de noticias falsas más entusiastas (fieles seguidores de Donald Trump) consumieron mucho más del tipo real, en sitios web de periódicos y redes y otras fuentes digitales”.

A decir de Benedicto Careyjan, si bien la investigación no puede resolver la cuestión de si la desinformación fue fundamental en las elecciones de 2016, los hallazgos brindan al público y a los investigadores la primera guía sólida para preguntar cómo pudo haberse desarrollado su influencia.

 

Interesante desafío veremos en México en el proceso electoral de este año donde los académicos y estudiosos podrán analizar qué tanto las noticias falsas inciden para promoción o afectación de los candidatos.

  Clic para reproducir, clic en texto para pausar El nuevo entorno mediático propicia una infinidad de información en línea donde conviven noticias verdaderas y falsas de todo tipo. En el escenario político se crean sitios web para golpear a los rivales, el desprestigio se da a través de información negativa que no ofrece contraste ni fuentes ni réplicas. En ocasiones, luego del golpe desaparecen. Benedicto Careyjan, periodista de ciencia de The New York Times, comenta un estudio que auspició Princeton University, Dartmouth College y la University of Exeter donde se concluye que las “Fake News” tienen un amplio alcance pero poco impacto. Careyjan señala que las noticias falsas se han convertido en una seria amenaza en los procesos electorales pero apenas empiezan a publicarse estudios más profundos acerca de su impacto. Hasta ahora habíamos tenido acceso a sondeos y encuestas pero que con el reporte “Selective Exposure to Misinformation: Evidence from the consumption of fake news during the 2016 U.S. presidential campaign” (Exposición selectiva a la desinformación: evidencia del consumo de noticias falsas durante la campaña presidencial 2016 en Estados Unidos) se tienen los primeros datos duros sobre el consumo de noticias falsas. En dicho reporte (http://www.dartmouth.edu/~nyhan/fake-news-2016.pdf) los investigadores publicaron un análisis de los historiales de navegación de miles de adultos durante el período previo a las elecciones de 2016. Se trata de una imagen en tiempo real de quién veía qué historias falsas y qué noticias reales. Concluyen que el alcance de las noticias falsas era amplio, pero también superficial: “uno de cada cuatro estadunidenses vio al menos una historia falsa, pero incluso los lectores de noticias falsas más entusiastas (fieles seguidores de Donald Trump) consumieron mucho más del tipo real, en sitios web de periódicos y redes y otras fuentes digitales”. A decir de Benedicto Careyjan, si bien la investigación no puede resolver la cuestión de si la desinformación fue fundamental en las elecciones de 2016, los hallazgos brindan al público y a los investigadores la primera guía sólida para preguntar cómo pudo haberse desarrollado su influencia.   Interesante desafío veremos en México en el proceso electoral de este año donde los académicos y estudiosos podrán analizar qué tanto las noticias falsas inciden para promoción o afectación de los candidatos. Reproduce la nota

Click to listen highlighted text!