Welcome to Revista Zocalo   Clic para reproducir, clic en texto para pausar Welcome to Revista Zocalo Reproduce la nota
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

La nota roja transformada en literatura

La nota roja transformada en literatura

Norma Patricia Ramírez

gustavo mato a sus tres hijos un crimen incomparable 5 focus min0.45 0.18 480 345¿Qué sucede cuando la única manera que conoces de vivir es rodeada de violencia? El periodista Martín Moreno, en su libro reportaje Por la mano del padre, intenta resolver esta interrogante al relatar la historia de Gustavo y Mónica, una joven pareja que creció, vivió y respiró violencia dentro y fuera del hogar, lo que los llevó a construir una familia bajo esta misma ley que terminó con la vida de lo que más amaban, sus hijos, a manos del mismo progenitor.

En noviembre de 2006 una tragedia se vivió en las calles de Ciudad Nezahualcóyotl: un hombre era buscado, helicópteros, policías municipales y civiles peinaron ese municipio del Estado de México hasta que lo encontraron. Era un joven de nombre Gustavo Hernández, de 26 años, quien con sus propias manos mató a sus pequeños hijos para vengar una presunta infidelidad de Mónica, su pareja y madre de los menores, con quien compartió alrededor de siete años de su vida.

Martín Moreno invirtió 18 meses para escribir esta historia, para lo cual recabó cada pieza, escuchó declaraciones, testimonios, recorrió las calles de Neza, visitó los lugares que frecuentaba Gustavo, el mercado donde trabajaba su padre, el puesto donde lo hacía Mónica y el kínder al que asistían sus hijos; se dedicó a hablar con los personajes, con los policías municipales que evitaron el linchamiento, con las familias y amigos de ambos, con vecinos, con los mismos Gustavo y Mónica.

Un trabajo periodístico desgarrador, una historia que cala y que se siente como si se estuviera en el mismo día de la tragedia ocurrida en la casa ubicada en el número 355 de la calle Indios Verdes, de la colonia Evolución, en Ciudad Neza.

Vicente Leñero, quien escribió un breve ensayo al inicio de esta investigación, menciona que estuvo en manos de Moreno no permitir que la historia muriera sino que trascendiera, que se conociera, que sacudiera al lector al igual que lo estremeció a él el día en que llegó a sus manos en un periódico de nota roja.

Aunque el mundo vaya a extrema velocidad, la información sea efímera, incierta, confusa y banal, vale la pena conocer y regresar a esas historias que nos conmueven y empujan a conocer más, a recorrer nuevos lugares, a sorprendernos en cada párrafo. Esas narraciones existen por aquellos reporteros investigadores que no la dejan morir, que se meten y empapan de ella para tomarnos de la mano y llevarnos a conocer esos lugares desconocidos, olores, personas, hogares y calles.

Está en manos del periodista no perder, como lo menciona Leñero, la fascinación, la curiosidad y el hambre de más historias, porque son ellas las que nunca terminan; al contrario, sólo hay que desarrollar el tacto y olfato para detectarlas porque, como menciona Martín Moreno, aunque tú la identifiques, la historia es la que te elije a ti y está en nuestras manos dotarla de vida.

Por la mano del padre, un libro que muestra y refleja una sociedad que no nos es ajena, una realidad que conocemos porque en ella es en la que vivimos. Un acierto de Moreno fue el traerlo hasta nuestras manos y sorprendernos, al igual que él lo hizo, al tener un periódico en las manos una mañana de noviembre de 2006.

  Clic para reproducir, clic en texto para pausar ¿Qué sucede cuando la única manera que conoces de vivir es rodeada de violencia? El periodista Martín Moreno, en su libro reportaje Por la mano del padre, intenta resolver esta interrogante al relatar la historia de Gustavo y Mónica, una joven pareja que creció, vivió y respiró violencia dentro y fuera del hogar, lo que los llevó a construir una familia bajo esta misma ley que terminó con la vida de lo que más amaban, sus hijos, a manos del mismo progenitor. En noviembre de 2006 una tragedia se vivió en las calles de Ciudad Nezahualcóyotl: un hombre era buscado, helicópteros, policías municipales y civiles peinaron ese municipio del Estado de México hasta que lo encontraron. Era un joven de nombre Gustavo Hernández, de 26 años, quien con sus propias manos mató a sus pequeños hijos para vengar una presunta infidelidad de Mónica, su pareja y madre de los menores, con quien compartió alrededor de siete años de su vida. Martín Moreno invirtió 18 meses para escribir esta historia, para lo cual recabó cada pieza, escuchó declaraciones, testimonios, recorrió las calles de Neza, visitó los lugares que frecuentaba Gustavo, el mercado donde trabajaba su padre, el puesto donde lo hacía Mónica y el kínder al que asistían sus hijos; se dedicó a hablar con los personajes, con los policías municipales que evitaron el linchamiento, con las familias y amigos de ambos, con vecinos, con los mismos Gustavo y Mónica. Un trabajo periodístico desgarrador, una historia que cala y que se siente como si se estuviera en el mismo día de la tragedia ocurrida en la casa ubicada en el número 355 de la calle Indios Verdes, de la colonia Evolución, en Ciudad Neza. Vicente Leñero, quien escribió un breve ensayo al inicio de esta investigación, menciona que estuvo en manos de Moreno no permitir que la historia muriera sino que trascendiera, que se conociera, que sacudiera al lector al igual que lo estremeció a él el día en que llegó a sus manos en un periódico de nota roja. Aunque el mundo vaya a extrema velocidad, la información sea efímera, incierta, confusa y banal, vale la pena conocer y regresar a esas historias que nos conmueven y empujan a conocer más, a recorrer nuevos lugares, a sorprendernos en cada párrafo. Esas narraciones existen por aquellos reporteros investigadores que no la dejan morir, que se meten y empapan de ella para tomarnos de la mano y llevarnos a conocer esos lugares desconocidos, olores, personas, hogares y calles. Está en manos del periodista no perder, como lo menciona Leñero, la fascinación, la curiosidad y el hambre de más historias, porque son ellas las que nunca terminan; al contrario, sólo hay que desarrollar el tacto y olfato para detectarlas porque, como menciona Martín Moreno, aunque tú la identifiques, la historia es la que te elije a ti y está en nuestras manos dotarla de vida. Por la mano del padre, un libro que muestra y refleja una sociedad que no nos es ajena, una realidad que conocemos porque en ella es en la que vivimos. Un acierto de Moreno fue el traerlo hasta nuestras manos y sorprendernos, al igual que él lo hizo, al tener un periódico en las manos una mañana de noviembre de 2006. Reproduce la nota

Click to listen highlighted text!