Welcome to Revista Zocalo   Clic para reproducir, clic en texto para pausar Welcome to Revista Zocalo Reproduce la nota
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Blindajes Epel: Pionero en protección de vehículos eléctricos

20 de julio de 2017

Anticipándose a otras compañías del ramo, Blindajes Epel da otra muestra de su innovación tecnológica al entrar al segmento de los automotores eléctricos con la producción del primer ejemplar de la marca Tesla modelo S, el cual se equipó con un blindaje Nivel III.

Daniel Kleiman, director de proyectos especiales de Blindajes Epel, menciona que al automotor Tesla S con peso de 2 toneladas, sólo se le agregarán como máximo 200 kilos. El vehículo cuenta con tres motores, lo cual permite que la tracción vaya hacia las cuatro llantas, le da mayor maniobrabilidad, más control y seguridad. El auto conservará todas sus funciones originales.

“Tesla es innovador en el mercado y nosotros también, pues nos enfocamos ahora al medio ambiente y ofrecer productos ecológicos. A pesar de ser un auto eléctrico no existe complejidad o diferencia en cuanto al blindaje Nivel III que se le monta, es casi lo mismo a un automotor de combustión”, afirma el directivo.

Cabe apuntar que una de las principales innovaciones para el Tesla S son los cristales, los cuales tienen las mismas características balísticas del Nivel III que resiste disparos de todo tipo de armas cortas, pero para esta nueva serie son más delgados hasta por 3 milímetros (17 milímetros en total) lo cual a su vez se refleja en el peso total de la unidad.

La reducción de peso fue el principal objetivo de Blindajes Epel, por ello para el Tesla S se utilizó una gran cantidad de fibra vs acero balístico, ya que por el tipo de vestiduras y acabados, es lo más adecuado.

“En el Nivel III se ocupa poco acero, no obstante el que utilizamos en este momento es el más ligero que existe en el mercado (0.07 milímetros más delgado que el acero balístico tradicional) el cual disminuye entre 18 y 20% el peso del vehículo”, comenta.

Kleiman informa que Blindajes Epel y Tesla empezaron su relación comercial de manera conjunta. Representantes de la armadora asistieron a la planta blindadora para conocer sus innovaciones, oferta, capacidad instalada, materiales y calidad.

Por su parte, el personal de Blindajes Epel se capacitó por más de 100 horas en el funcionamiento del modelo S de Tesla para conocer sus bondades, complejidad y prestaciones. “Llevamos un par de semanas en el blindaje de este vehículo estandarizando procesos, y máximo en dos meses ya con pruebas y estándares, podremos ofrecer al cliente final un vehículo bien protegido”, asevera.

Por otra parte, Andrés Adler Segovia, director de operaciones de Blindajes Epel, añade que la industria automotriz (armadores, proveedores y blindadores) está direccionada a la protección del medio ambiente.

Al ser un Nivel III el blindaje del Tesla S, no requiere mayor mano de obra ni aditamentos, el objetivo es que el vehículo funcione con todas y cada una de sus características, incluso se puede blindar hasta en Nivel V, el cual tiene que ser en una unidad con mayor potencia y autonomía.

Tesla –asevera- es innovador en el mercado y líder a nivel mundial en autos 100% eléctricos, por ello nos quedamos con este vehículo después de investigar cómo funciona, qué trae y cuáles son las prestaciones de las baterías. Lo que buscamos en cada automotor es mantener sus características particulares, pero sobre todo su autonomía, ya que al agregarle 200 kilos de peso no es algo fácil y sobre todo, no debemos salirnos de los estándares establecidos por la armadora.

Tuvimos reuniones con ingenieros de Tesla México y nos presentaron todo el proceso para saber quitar las baterías, desconectarlas, cómo tratarlas y también a qué riesgos están expuestas, porque es un vehículo único en el mercado, por lo que se invirtió un tiempo considerable en la dirección de producción para conocer a detalle otros componentes del auto como los switches o los interruptores de seguridad, ya que es una tecnología muy sofisticada.

Cabe apuntar que la comunicación que va de la batería a la computadora se encamina por diferentes relaits, y tiene un circuito que protege y a su vez desconecta todo el vehículo, por lo que Blindajes Epel debía contar con toda esa información para que los trabajadores no corrieran cualquier tipo de riesgo de descompostura.

Otro valor agregado de Blindajes Epel es que al modificar el Tesla S, absorbe la garantía de producción de la unidad de defensa a defensa. “Por ello nuestra alianza con Tesla, en caso de darse una falla saber qué sucede, ya que el blindaje no afecta a los vehículos, por ello la capacitación de nuestros trabajadores”, afirma Andrés Adler Segovia.

Producción en línea

Por ahora, Blindajes Epel se encuentra en la curva de aprendizaje y por ello espera que el tiempo para blindar este tipo de unidades sea el mismo que se emplea para un auto a combustión, de máximo cuatro semanas.

“Este blindaje es el primero en un tipo y analizamos qué es lo más conveniente para el cliente y el vehículo. La estimación de Epel es blindar una unidad cada cinco o seis semanas, cuyo precio público del blindaje Nivel III es de 35 mil dólares (Costo sólo de la unidad oscila del millón 500 mil pesos a 4 millones de pesos), afirman Daniel Kleiman y Andrés Adler.

El vehículo tiene un diseño único, por lo cual el blindaje no afecta ninguna de sus líneas, como por ejemplo la quinta puerta lleva una mampara, donde el conductor al observar el retrovisor no registra distorsión alguna.  “Tesla ingresará a México con una gran cantidad de unidades y una amplia mayoría de ellos serán blindados pro Epel”, afirman.

  Clic para reproducir, clic en texto para pausar 20 de julio de 2017 Anticipándose a otras compañías del ramo, Blindajes Epel da otra muestra de su innovación tecnológica al entrar al segmento de los automotores eléctricos con la producción del primer ejemplar de la marca Tesla modelo S, el cual se equipó con un blindaje Nivel III. Daniel Kleiman, director de proyectos especiales de Blindajes Epel, menciona que al automotor Tesla S con peso de 2 toneladas, sólo se le agregarán como máximo 200 kilos. El vehículo cuenta con tres motores, lo cual permite que la tracción vaya hacia las cuatro llantas, le da mayor maniobrabilidad, más control y seguridad. El auto conservará todas sus funciones originales. “Tesla es innovador en el mercado y nosotros también, pues nos enfocamos ahora al medio ambiente y ofrecer productos ecológicos. A pesar de ser un auto eléctrico no existe complejidad o diferencia en cuanto al blindaje Nivel III que se le monta, es casi lo mismo a un automotor de combustión”, afirma el directivo. Cabe apuntar que una de las principales innovaciones para el Tesla S son los cristales, los cuales tienen las mismas características balísticas del Nivel III que resiste disparos de todo tipo de armas cortas, pero para esta nueva serie son más delgados hasta por 3 milímetros (17 milímetros en total) lo cual a su vez se refleja en el peso total de la unidad. La reducción de peso fue el principal objetivo de Blindajes Epel, por ello para el Tesla S se utilizó una gran cantidad de fibra vs acero balístico, ya que por el tipo de vestiduras y acabados, es lo más adecuado. “En el Nivel III se ocupa poco acero, no obstante el que utilizamos en este momento es el más ligero que existe en el mercado (0.07 milímetros más delgado que el acero balístico tradicional) el cual disminuye entre 18 y 20% el peso del vehículo”, comenta. Kleiman informa que Blindajes Epel y Tesla empezaron su relación comercial de manera conjunta. Representantes de la armadora asistieron a la planta blindadora para conocer sus innovaciones, oferta, capacidad instalada, materiales y calidad. Por su parte, el personal de Blindajes Epel se capacitó por más de 100 horas en el funcionamiento del modelo S de Tesla para conocer sus bondades, complejidad y prestaciones. “Llevamos un par de semanas en el blindaje de este vehículo estandarizando procesos, y máximo en dos meses ya con pruebas y estándares, podremos ofrecer al cliente final un vehículo bien protegido”, asevera. Por otra parte, Andrés Adler Segovia, director de operaciones de Blindajes Epel, añade que la industria automotriz (armadores, proveedores y blindadores) está direccionada a la protección del medio ambiente. Al ser un Nivel III el blindaje del Tesla S, no requiere mayor mano de obra ni aditamentos, el objetivo es que el vehículo funcione con todas y cada una de sus características, incluso se puede blindar hasta en Nivel V, el cual tiene que ser en una unidad con mayor potencia y autonomía. Tesla –asevera- es innovador en el mercado y líder a nivel mundial en autos 100% eléctricos, por ello nos quedamos con este vehículo después de investigar cómo funciona, qué trae y cuáles son las prestaciones de las baterías. Lo que buscamos en cada automotor es mantener sus características particulares, pero sobre todo su autonomía, ya que al agregarle 200 kilos de peso no es algo fácil y sobre todo, no debemos salirnos de los estándares establecidos por la armadora. Tuvimos reuniones con ingenieros de Tesla México y nos presentaron todo el proceso para saber quitar las baterías, desconectarlas, cómo tratarlas y también a qué riesgos están expuestas, porque es un vehículo único en el mercado, por lo que se invirtió un tiempo considerable en la dirección de producción para conocer a detalle otros componentes del auto como los switches o los interruptores de seguridad, ya que es una tecnología muy sofisticada. Cabe apuntar que la comunicación que va de la batería a la computadora se encamina por diferentes relaits, y tiene un circuito que protege y a su vez desconecta todo el vehículo, por lo que Blindajes Epel debía contar con toda esa información para que los trabajadores no corrieran cualquier tipo de riesgo de descompostura. Otro valor agregado de Blindajes Epel es que al modificar el Tesla S, absorbe la garantía de producción de la unidad de defensa a defensa. “Por ello nuestra alianza con Tesla, en caso de darse una falla saber qué sucede, ya que el blindaje no afecta a los vehículos, por ello la capacitación de nuestros trabajadores”, afirma Andrés Adler Segovia. Producción en línea Por ahora, Blindajes Epel se encuentra en la curva de aprendizaje y por ello espera que el tiempo para blindar este tipo de unidades sea el mismo que se emplea para un auto a combustión, de máximo cuatro semanas. “Este blindaje es el primero en un tipo y analizamos qué es lo más conveniente para el cliente y el vehículo. La estimación de Epel es blindar una unidad cada cinco o seis semanas, cuyo precio público del blindaje Nivel III es de 35 mil dólares (Costo sólo de la unidad oscila del millón 500 mil pesos a 4 millones de pesos), afirman Daniel Kleiman y Andrés Adler. El vehículo tiene un diseño único, por lo cual el blindaje no afecta ninguna de sus líneas, como por ejemplo la quinta puerta lleva una mampara, donde el conductor al observar el retrovisor no registra distorsión alguna.  “Tesla ingresará a México con una gran cantidad de unidades y una amplia mayoría de ellos serán blindados pro Epel”, afirman. Reproduce la nota

Click to listen highlighted text!