Si no encuentra lo que busca, tal vez desee consultar nuestro material más reciente a partir de Enero del 2017

Puede consultar material a partir de Enero 2017 dando clic aqui.

 

Los medios y la sucesión en Campeche

Campeche, Camp.- El gobierno de Fernando Ortega Bernés está feneciendo. Hay quien asegura que con el gremio periodístico va a pagar muchas facturas por haber eliminado a la llamada fauna de acompañamientode los medios de comunicación de Campeche; es decir, reporteros, fotógrafos y columnistas mal pagados que cobraban vía revistas y sueldos quincenales en el gobierno.

El presupuesto no da para más, sostienen desde las oficinas del gobierno del estado. Las voces de los detractores agregan: sólo hay para sus incondicionales y para los factores de poder.

Campeche, como todas las entidades del país, tiene medios de comunicación pagados, subsidiados por el erario. Para algunos es correcto, para otros no. Todos los medios tienen convenios de publicidad con el gobierno en turno, es más, hasta Procesolitiga para que, en forma equitativa, le adjudiquen publicidad oficial.

Pero repasemos un poco la historia de los medios de comunicación en Campeche y la relación prensa-poder que se ha construido a través de los años.

Se dice que el gobernador Ortega Bernés aceptó el costo político de desaparecer (¿cómo se le puede llamar a dejar de pagar facturas y “apoyos” a periodistas y medios de poca circulación?) revistas, periódicos de escasa circulación, fotógrafos, apoyos y pagos a programas de radio y televisión, así como columnistas, porque pagaba esto o sostenía a los ayuntamientos del Carmen y Campeche.

A ambos municipios los dejaron quebrados, respectivamente, el alcalde panista de la capital del estado, Carlos Ernesto Rosado Ruelas, quien confesó que se llevaría la maleta de dinero y vive impune, y doña Aracely ChelyEscalante, quien se fue a un cargo en el gabinete peñanietista, como directora del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM).

En la capital de Campeche se editan seis diarios: Tribuna (el más antiguo), Novedades, Crónica, El Sur, Expreso y La Opinión. Regionalmente, están el Diario de Yucatán, Por Esto! y Tabasco Hoy.

En la parte electrónica está la radio, con el Grupo Sipse de Yucatán, con KissFm y el Grupo Núcleo Comunicación del Sureste, con varias estaciones de FM y AM.

En televisión, como independiente podría calificarse nada más a Telemar, porque tiene su propio sistema de cable, ya que el ahora poderoso sistema de Cablemás, propiedad de Televisa, albergaba al canal con más años de señal: Telesur, TV Mar, MayaVisión y el oficial TRC. Hasta el año pasado había siete canales locales de televisión, al menos en la capital quedan cinco, ya botaron tres: Opción TV, TMC y recientemente Telesur.

Bien, la historia de los medios en circulación siempre ha estado ligada a la voluntad política. Tribuna, el diario más antiguo, fundado en 1974, fue una inversión del exgobernador Carlos Sansores Pérez, en su momento. Por razones desconocidas para el pueblo, el político vendió el diario a un empresario local, don Alberto Arceo Corcuera, quien hasta la fecha lo sostiene y usa como su bastión para sus mil batallas.

El diario Novedades, fundado también en los 70, en sociedad con Rómulo O´Farrill, propiedad de la familia García Lavín, ahora en manos de sus herederos. Lo sostienen con todas las prerrogativas del sistema político local desde Yucatán, donde está ligado al empresario constructor Jaime Ruiz, cuñado del secretario de Obras Pública, Jorge Luis González Curi.

Después está Crónica, inventado por el ahora exgobernador Abelardo Carrillo Zavala (1986), también fundador del Sistema de Televisión por Cable, que vendió a la familia Vargas, de Baja California, la cual lo convirtió en Cablemás,  ahora comprado por Televisa.

Crónica fue vendido en una rara transacción a la familia Arceo, dueña de Tribuna, con lo que ahora es propietaria de dos cotidianos.

El sucesor de Abelardo Carrillo Zavala, Jorge Azar García, inició el diario El Suren 1992 con Renato Sales Heredia -actual zar antisecuestroy cercano amigo del polémico exgobernador y sus colaboradores-, como primer director.

En el siguiente sexenio (1997-2003), el entonces gobernador, Antonio González Curi, intentó resarcir lo destruido por Azar García. En ese lapso no se fundaron diarios nuevos, pero sí la primera televisora particular que transmitía por cable e inició una especie de boom en la localidad.

Antes, en los 80, un precursor de apellido Millán hizo sus pininos y dejó cierta escuela, pero no fue bien desarrollada y se quedó atorada en la televisión oficial. En este panorama, Telesur marcó el hito.

La entidad se debatía con estos medios, hasta que durante el sexenio de Jorge Carlos Hurtado, con la fiebre de los canales de televisión, la familia Castillo Illescas, propietaria de un contrato de Cablemás para un canal de televisión donde transmitía Telesur, echa a andar un diario con el nombre de Expreso, con la idea de convertirse en factor de poder.

Es hasta este sexenio, de Ortega Bernés, pleno tiempo de “austeridad”, cuando luego de haber terminado la limpia mediática, sale a la luz un polémico diario gratuito llamado La Opinión, de la misma familia Castillo. Es como si esta familia pretendiera ser competidora en factoraje de poder con los Arceo, aunque se especula que muchos de los recortes a los medios locales se fueron como inversión al anuncio del lanzamiento de 50 mil ejemplares gratuitos, que ahora quedaron en 23 mil.

Antes de entrar al tema de los medios electrónicos, donde los convenios -se dice- se logran en paquete, hay que describir cada uno de los diarios y, desde nuestro punto de vista, sus niveles de influencia.

Indiscutiblemente, el periódico de más influencia por su trayectoria es Tribuna; ha sobrevivido a varios intentos de eliminación por parte de distintos gobernadores. En esos términos. Ha vivido persecuciones y enfrentamientos, ya sea porque el poder pretenda sumisión completa o, como dicen los gobernantes, este medio ha pretendido grandes bolsas de recursos para ser parte del equipo. Nada de esto es comprobable, pero hay testimonios de ambos lados.

En la época de Eugenio Echeverría Castellot, huelgas y más se vivieron en ese diario, los embates fueron capoteados. Supuestamente, Carrillo Zavala fundó Crónica para contrarrestar lectores y ataques a Tribuna.

Fue en la época de Azar García cuando Tribuna vivió el mayor enfrentamiento con un gobierno, al grado de que su propietario, Arceo Corcuera, tuvo que exiliarse en el extranjero.

Por su lado, el gobernador Azar García y su hermano Carlos fundaron El Sur, al que se le dotó de la mejor maquinaria y de los más grandes contratos de publicidad. Tribuna pudo sortear todo tipo de ardides para lograr que la vida finita de los políticos, llegara a su fin el sexenio zarista y regresar por sus fueros.

Campeche ha vivido las sacudidas sexenales dependiendo de las decisiones de los gobernadores o de sus colaboradores.

El único sexenio que no ha visto fundar un diario fue el de Antonio González Curi, quien se encargó de resarcir al perseguido dueño de Tribuna. Propietario y directivos vieron reinstalados sus privilegios. En esos años la familia Castillo, exaliado y exsocios de la familia Mouriño construyeron un incipiente canal de televisión por cable. Un dolor de cabeza al final del gobierno de González Curi.

Ya en el sexenio de Jorge Carlos Hurtado Valdez, actual secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, no se deja de proyectar a los Arceo, no se deja de apoyar a los García con el Novedades, menos a El Sur y tampoco a Crónica, porque mantenía y mantiene una filosofía de no confrontación con nadie.

Hurtado Valdez había sido director administrativo de la empresa GAMMAIII, donde Jorge Castillo (Telesur, Expreso y La Opinión) y Carlos Mouriño Atanes, padre de Juan Camilo, habían sido socios. Tal vez por esa cercanía se funda en ese sexenio El Expreso. Se habla de un crédito mayúsculo para financiar esos medios. Nadie lo ha podido comprobar.  

De esta manera, con el correr de los meses y años, durante el sexenio de Ortega Bernés, con el poder de las facturaciones con el gobierno, porque no hay industria en Campeche ni hay comercio que soporte tantos medios de comunicación, los Arceo con Tribuna, Crónica, sistema de cable y canal de televisión (esta es otra historia en que la siguiente entrega narraremos), sistema de radio, se convirtieron en el referente como factor de poder y es la envidia de los que aspiran a ser como ellos o tener lo que ellos.

Y es cómo Tribuna y la familia Arceo se deciden por un candidato, el mismo desde hace seis años para suceder a Fernando Ortega en la silla de gobernador: Alejandro Moreno Cárdenas.

Esto hace que se acelere la limpia mediática. Se habla de que le rebajaron a todos los medios la mitad de su facturación, con las réplicas inmediatas. Sólo el grupo de los Castillo, que antes del sexenio peñanietista fueron calderonistas, por la cercanía con el PAN campechano, y la familia Mouriño, no ofreció sosiego como los otros medios con sus reacciones por la poda económica del gobierno del estado.

Nace La Opinión, un diario con 32 páginas, a color, gratuito. Los cálculos primarios fueron que el costo de este medio era poco menos de los que les rasuraron a todos los medios de comunicación: de 10 a 12 millones de pesos mensuales. Nadie en su sano juicio, insistían los especialistas en Campeche, podría sostener ese ritmo de gasto, más que algún aliado oficial o un aspirante.

Anunciaron 50 mil ejemplares contando papel, impresión, reporteros, edición, distribución, publicidad, el costo por ejemplar se elevaba a 20 pesos por cada uno. Y el pleito fue directo contra Tribuna de Campeche. Es decir, La Opinión llegó confrontando al grandote.

Esto sirvió para que Tribuna se revitalizara, cambiara de diseño, aumentara sus costos de publicidad y enfrentara una dura competencia. Por morbo, mucha gente aceptaba el diario regalado en lugar de comprar Tribuna. Hasta el pasar de los meses, se estabilizó la circulación, este diario vende menos, pero La Opinión circula menos de la mitad que ofrecieron. El mercado no da para más.

Hubo muchos forcejeos entre los factores de poder. Si como dicen, fue gente de gobierno quien financió, al menos sirvió para que dejen de “pegarles”, porque La Opiniónha ido desinflándose hasta llegar al grado de condicionar su “regalo” con la compra de El Expreso. Y ahora hablan de 23 mil ejemplares de tiraje.

Novedades ni se inmutó. Sigue igual que siempre, un diario de sociales. El Sur, más escaso que siempre. Crónica entra en paquete con el resto de los medios de ese grupo y los diarios regionales, mientras les paguen las facturas de sus “acuerdos”, nada pasa con ellos.

Así es el tema de los medios en esta llamada provincia y si me lo permiten, en la próxima entrega les explico cómo es que Campeche, la capital, tuvo siete canales y cómo fue persuadida Televi$a (no es error el signo de dinero) para que se deshaga de tres de ellos y cómo ya se pactó la desaparición del canal más “influyente” y antiguo de la entidad, porque si hay algo que tienen los políticos, es que no olvidan y las facturas, tarde o temprano, se pagan, sean frías o muy frías.

Así, en un bautizo, una fiesta particular, el invitado especial fue un alto ejecutivo de Televisa, quien dio su beneplácito para que de una patada, sacaran al canal más influyente y poderoso de Campeche: Telesur, lo mandaron a Mérida y sólo se accede por internet. En la próxima entrega, cómo un aspirante a gobernador se deshace de canales de televisión. Cuadro de texto: