Si no encuentra lo que busca, tal vez desee consultar nuestro material más reciente a partir de Enero del 2017

Puede consultar material a partir de Enero 2017 dando clic aqui.

 

Alternativa independiente, vital para pluralidad informativa

Cuando hablamos de periodismo digital, se puede pensar en medios tradicionales; es decir, que migran del formato impreso al digital; los nativos digitales que se han constituido como empresas con un alto número de seguidores y finalmente, los independientes, que sin tantos recursos logran convertirse en medios con temáticas específicas.

En el primer caso, se trata de espacios como Televisa y Tv Azteca que expanden su mercado a través de su aparición en plataformas digitales, prácticamente reproduciendo sus mismos contenidos. En el segundo, se trata de publicaciones como Animal Político y Sin Embargo, que se constituyen como empresas periodísticas que sin tantos intereses de por medio, muchas veces se ciñen a la agenda de los demás medios. Y los independientes, con menos recursos, se especializan en diversos temas y ofrecen coberturas que quizá de otra forma estarían ignoradas. 

En este sentido, es importante ahondar en la labor informativa de los medios independientes, pues regularmente son opacados por los tradicionales que migran al formato digital, o los sistemas más conocidos, sin estimar que su labor es muy importante para una pluralidad de medios, que pueda ayudar al ciudadano a poseer más fuentes de información.

Tal como señalan para Zócalo, Ramsés Lagos Velasco y Katia Rodríguez, editores de Cuadrivio, “comenzamos porque para incorporarse a la crítica o periodismo cultural, existían muy pocos espacios. Si querías entrar a Nexoso Letras Libres, había que ser amigo de alguien del medio. Entonces, en Cuadriviole entramos al ensayo, al análisis cultural, publicando a gente talentosa y que hiciera bien su trabajo. Luego, nos dimos cuenta que la mayoría de los jóvenes escritores poseían una conciencia crítica”.

Se trata de espacios que, según expertos en comunicación y tecnologías como Curran, Freedman y Fenton, ayudan a la renovación del periodismo y a ser una opción más respecto de los medios tradicionales. Poseen mayor autonomía para generar y difundir información, y eventualmente consiguen informar acerca de temas que serían opacados de la agenda de otros espacios. O sea, su gran importancia es que consiguen visibilizar distintos temas: políticos, culturales, literarios, cinematográficos, vinculados con causas ciudadanas, formación de periodistas y escritores; generando periodismo especializado, y no tanto con fines monetarios. Debido a la dificultad que poseen para mantenerse como medios independientes, hay una doble tendencia: a su desaparición, o su constitución como actores comunicativamente fuertes.

 

Mayores posibilidades de interacción y visibilidad

Especialistas como el filósofo Javier Echeverría y el sociólogo Manuel Castells, el ciberespacio y en específico el desarrollo de la web 2.0 brinda la oportunidad de que la información alcance sitios globales de forma inmediata.

Para Fernando Galicia, director de La Hoja de Arena, revista ganadora del Premio Edmundo Valadés, en 2014, “la distribución de contenido digital recae en gran medida en los mismos lectores. Ellos son quienes, después de leer y disfrutar un artículo, deciden compartirlo en sus redes sociales. Esta interacción pocas veces se ve en medios tradicionales. Debido a esto, en La Hoja de Arena permanentemente estamos analizando la respuesta del público a nuestro contenido”, relata Galicia en entrevista para Zócalo.

Incluso, esta perspectiva ha abierto el debate para que expertos en la red como Murdoch, consideren a internet y a estos medios como herramientas que podrían ayudar a la democratización de la sociedad, por la información que pueden ofrecer, así como porque son de “libre acceso” para las personas, lo cual ayudaría a una pluralidad informativa y a coadyuvar en la formación de ciudadanos más informados.

Sin embargo, la realidad dista de estar en total concordancia con esta idea; en primer lugar, por la brecha que sigue existiendo en México, donde todavía son pocos los ciudadanos que tienen acceso a internet (51 millones, según cifras de la Asociación Mexicana de Internet, AMIPCI). Además, según datos de esta misma asociación, quienes usan la red, lo hacen en mayor medida para fines de entretenimiento y no tanto para informarse y participar del acontecer político.

Aunque con todo y estas limitantes, los esfuerzos de varios medios independientes pueden ser elementos que ayuden a una gradual democratización de la sociedad. “Cuadrivio no democratiza a la sociedad per se; sin embargo, sí ayuda a un proceso de democratización. Esto, porque crean y difunden conocimiento. Los medios digitales que son serios y se toman en serio su trabajo, contribuyen al debate de ideas. Aportan elementos de cambio a la democracia”, señalaron Ramsés y Katia. 

De igual manera, y quizá en este aspecto reside la mayor cualidad de los medios independientes, éstos se han convertido en actores de la realidad social, porque difunden información que ayuda a diversas causas: políticas, culturales o literarias, que de otro modo habrían permanecido ocultas.

 

Medios digitales independientes exitosos

Al no tener vínculos directos con grandes empresas o partidos políticos, los medios digitales independientes pueden darle un tratamiento más libre a la información y abordar temas que incluso en algunas ocasiones son retomados por espacios tradicionales.

En este sentido, según Francisco Montaño, editor de Contratiempo MX, en diciembre de 2012, cuando ocurrían las movilizaciones de la corriente #YoSoy132, en contra del presidente Enrique Peña Nieto, uno de los periodistas que pertenecían a dicho medio fue detenido arbitrariamente por cuerpos policiacos.

Cuando en esa revista se enteraron del suceso, lanzaron un boletín y en su página de internet le dieron mucha difusión al caso de su colega y al de otros estudiantes que fueron detenidos. Por la viralización de la noticia en plataformas digitales como Facebook y Twitter, esto llegó a otros medios de mayor alcance y con otras acciones políticas, lograron ejercer presión para que el periodista fuera liberado, según cuenta en entrevista para Zócalo.

Los miembros del Consejo Editorial de Cuadrivio comentaron: “Hemos hecho abordajes desde diversas aristas: políticas, culturales, literarias. Acerca de Agustín Lara, la música popcoreana, el futbol, la historieta en México, la ropa de segundo uso, la muerte y la frontera. Aunque parezcan temas superficiales, le hemos dado un tratamiento desde diversos enfoques, que ha generado un abordaje serio y discusiones muy ricas alrededor de los mismos”, mencionaron. 

 

Las desventajas de ser medios digitales independientes

Si bien, al constituirse como medios digitales independientes, poseen más libertad para generar sus propios contenidos, su principal desventaja es el aspecto económico, ya que pagan dominio, hospedaje en su página web, pasajes para sus reporteros.

A pesar de lo significativo que resulta la labor de espacios independientes, aún están lejos de constituirse a la par de los grupos dominantes de comunicación. Una investigación del diario británico The Guardian, efectuada en 2011, reveló que el crecimiento de internet no ha marcado que nuevas organizaciones se conviertan en fuentes principales de información. De los diez sitios más visitados en el mundo, sólo una publicación es independiente, se trata de Huffington Post.

Varios medios independientes han optado por inscribirse en concursos donde reciben fondos, como el que otorga Conaculta, llamado Edmundo Valadés, donde al ganador se le otorgan recursos económicos sin condicionar sus contenidos. Este ha sido el caso de revistas como La Hoja de Arena, en 2013, yCuadrivio, en 2014.

Medios como Contratiempo MX han optado por desarrollar cursos a costos accesibles, de temas relacionados con la cultura. También pueden constituirse como asociaciones civiles, pequeñas empresas, o recibir publicidad que les proporcione recursos para solventar su labor informativa.

Reflexiones finales

Aunque están lejos de tener la penetración de espacios como Televisa, Tv Azteca, o incluso portales como Sin Embargo o Animal Político, los medios digitales independientes son de vital importancia para la pluralidad informativa, porque al poseer mayor autonomía en su accionar (aunque también con sus propios intereses), los medios independientes pueden vincularse con información y causas que de otro modo no serían cubiertas por espacios tradicionales.

Estos medios suelen ser espacios para que jóvenes periodistas y escritores se desarrollen y aprendan de la experiencia de otros.

 Sin embargo, como señalan Curran, Freedman y Fenton, también es importante considerar que los medios online independientes han fallado en desarrollar modelos de negocio para trabajar, lo cual favorece a las marcas que pertenecen a oligopolios. “Los nuevos medios tienen poca audiencia, no pueden cobrar suscripción y pocos patrocinadores. Su principal presión es permanecer vivos”, señalan en su libro Missunderstanding the Internet.

Aún queda pendiente que los medios digitales puedan distinguirse por la calidad en sus publicaciones, abordando temas de forma rigurosa y contextualizada que pueda distinguirlos como fuentes serias, que fomenten el debate y la crítica.

Resulta indispensable generar una mayor unión entre medios digitales independientes, para que puedan desarrollar más proyectos y apoyo entre los mismos. Esto va en consonancia con ideas como la del doctor en Comunicación y Psicoanálisis, Román Gubern, quien sugiere la creación de redes de grupos y ciudadanos que puedan hacerle frente a las estructuras hegemónicas de los medios tradicionales.

Es posible que una estructura organizada de medios independientes sea capaz de visibilizar y difundir más causas, con mayor impacto en lectores del medio digital, lo cual les brindaría más pluralidad informativa, y los ciudadanos que los consultan puedan tomar decisiones más informadas.

 

 

 

 

 

@josuelugo